jueves, 20 de noviembre de 2008

Mujeres en el campo laboral

La incorporación de la mujer en el mercado de trabajo recibe una atención especial hoy en ida, pues en estudios sociodemográficos, se profundiza mas en las causas y consecuencias de la concentración o segregación de las mujeres en algunas actividades u ocupaciones, así como en la discriminación que sufren debido a su condición femenina. En los estudios de género y en las organizaciones de mujeres se ha insistido de manera frecuente en la necesidad de hacer visible la participación económica femenina. Los trabajos que realizan las mujeres son en su mayoría precarios, discriminatorios, de tiempo parcial y ciertamente no son registrados adecuadamente en las fuentes estadísticas más globales cono son los censos de población.En las encuestas de ocupación realizadas en México sobre porcentajes de población femenina económicamente activa nos dice que en 1979 había ya un 21% de fuerza de trabajo femenina y en la actualidad existe ya un 39%. En los años setenta, la mayor proporción de mujeres económicamente activas se ubica en el grupo de edad de 20 a 24 años, en cambio, en los años ochenta y noventa esto ocurre después de los 25 años, de manera mas especifica, la información de las encuestas indica que la participación de la mujer en el mercado laboral ha aumentado considerablemente en las ultimas décadas. La feminización de la fuerza de trabajo industrial ha sido analizada desde diversas perspectivas, en distintos momentos con base en diferentes fuentes de información. Uno de ellos ha sido tomado en cuenta su ubicación regional. Algunos autores estudian las características socioeconómicas y socio-demográficas de las mujeres que trabajan en este sector en varias ciudades. Otros analizan las características de la ocupación en distintos tipos de industrias, reciben así atención la pequeña industria en la región central del país, la industria maquilladora en la región fronteriza, el sector industrial en la ciudad de México y el impacto de la reestructuración industrial en distintas regiones mexicanas. La participación femenina en la industria maquiladora continua atrayendo la atención de numerosos especialistas y en especial, se ha mencionado que este fenómeno es el que mayor importancia tiene para explicar la feminización en la industria. También podemos decir que actualmente, la investigación sobre la maquila es una de las líneas en las que se encuentran más elementos que apuntan hacia la posibilidad de introducir una perspectiva de género.


video


NOTICIAS

La incorporación de la mujer al trabajo provoca cambios en el mercado laboral del siglo XXI

Junto a la incorporación de la mujer al trabajo han aparecido nuevas realidades como los bajos índices de natalidad, la transformación del modelo de familia, la independencia económica de las mujeres y el entendimiento de los roles no como una asignación sino como reparto de los mismos. En el lado opuesto, también ha traído consigo la percariedad laboral de las mujeres, su discriminación salarial y la resistencia de los hombres -y también de muchas mujeres- a asumir el nuevo orden familiar. Las mujeres españolas trabajadoras tienen mayoritariamente empleos a tiempo completo aunque, dentro del total de contratos a tiempo parcial, este colectivo ostenta el 80 por ciento. Para las primeras, la conciliación es una aspiración en la carrera de obstáculos cotidiana; para las segundas, les cuesta su independencia económica. Según se desprende del Informe Randstad sobre Políticas de Conciliación, éstas tienen que fijarse como objetivo prioritario favorecer un modelo de estructura familiar igualitario en el que el reparto de roles familiares y laborales favorezca el desarrollo profesional y personal de los implicados.




La incorporación de la mujer al trabajo, clave en los cambios de las f
amilias

Familias monoparentales, homoparentales, reconstituidas, tradicionales y unas cuantas variantes más aún sin traducción en nuestra lengua, como DINKS (siglas en inglés de "dos ingresos, sin niños") y LAT ("parejas que viven separadas"). Éstos son algunos de los nuevos modelos familiares nacidos al calor de los últimos cambios sociales registrados en España, en los que ha sido clave la masiva incorporación de la mujer al mundo laboral. Familias plurales y heterogéneas que superan el antiguo modelo "parsoniano" que definía la célula familiar como un padre, una madre y varios hijos. La catedrática de Sociolog

ía de la Universidad Carlos III de Madrid Constanza Tobío, que ha dirigido el curso 'Las nuevas formas familiares del siglo XXI´ organizado por la Universidad Complutense en El Escorial, asegura que las "nuevas familias son una realidad que nos afecta a todos porque en la misma vida de una persona se pueden dar varios de los modelos. No es algo que se ha ido buscando, sino que responde a circunstancias que ocurren en la sociedad. Aparte de la incorporación de la mujer al mundo laboral, Tobío destaca también entre las claves de estos cambios en las familias en los países desarrollados los giros sociodemográficos (el aumento de esperanza de vida y el descenso de la natalidad), los nuevos hábitos económicos en la sociedad de consumo y la "democratización social" En este contexto, considera "inimaginable" que la familia monolítica, basada en un matriarcado doméstico en el que la mujer cuidaba de los pequeños y de los mayores y dependía de los ingresos del marido, siga manteniendo la posición hegemónica que ocupó en el pasado.